En Latinoamerica Dr Oz.

En la región, la señal que lo programa es FoxLife, y la apuesta a la conquista de audiencia ha sido contundente: se emite de lunes a domingo a las 9 a. m., 1 p. m. y 4 p. m. (capítulo de estreno).

La personalidad del cirujano cardiotorácico ha creado un fuerte y confiable enlace con su público, y en Latinoamérica ha sido similar.

En un corto promocional que pasa el canal, el especialista expresa que se identifica con el público latino: “Tenemos la misma energía y entusiasmo. Y me gusta que la gente se sienta cómoda en mi espacio, donde se puede hablar y preguntar de todo con confianza”.

En su labor como médico, ha viajado a Venezuela, Perú y a nuestro país, donde se ha dado cuenta de que los principales males que nos aquejan son la obesidad, la infertilidad y la obsesión por las cirugías plásticas.

“La cirugía plástica se utilizó en un principio como reconstructiva, y ahora se aplica más en las correcciones estéticas. Se han comenzado a establecer patrones sobre lo que es bonito y vemos cómo todos se están pareciendo entre sí: la misma nariz, la misma boca…”.

Si desea conocer más de cerca al emblemático Dr. Oz, sintonice su programa y verá como este showman de la medicina le enseñará lo fácil –y hasta entretenido– que puede llegar ser cuidar de su salud.

 

Dr. Oz Hombre influyente.

El Dr. Oz no es ajeno a la televisión. El turco-estadounidense se dio a conocer en programas como El Show de Oprah Winfrey, su madrina televisiva, y Larry King Live, en los cuales tenía gustados segmentos de salud.

De hecho, fue Oprah quien vio su potencial y con su productora Harpo Entertainment lanzóal mercado internacional The Dr. Oz Show, tal como había hecho en el 2002, cuando le dio el espaldarazo al talk show del Dr. Phil, o en el 2006, cuando hizo lo mismo con la chef y anfitriona Rachael Ray. El estreno de El show del Dr. Oz, el año pasado en Estados Unidos, fue todo un boom: a pocos meses del arranque, ya se transmitía en 18 países, en diferentes continentes.

Grandes celebridades como Jennifer Aniston y Whoopi Goldberg han participado en su espacio y han evacuado con él, públicamente, sus dudas de salud. Y es que el Dr. Oz ha sido reconocido amplia mente por sus conocimientos.

Este año, ocupó el puesto número 3 en la lista de las celebridades más influyentes de Hollywood, según Forbes. Y la revista Esquire lo colocó en su conteo de las 75 personas más influyentes del siglo 21.

Por increíble que parezca, el responsable de la emisión televisiva y de otra radiofónica sigue también con sus labores médicas. El secreto para rendir siempre, revela, son la organización y la disciplina, así como una buena alimentación que no contempla el café y en la que las bebidas alcohólicas son ocasionales.

“Debo dormir siete horas por día, las necesito para no cometer errores en mi trabajo. El día siempre lo comienzo con ejercicio, practico yoga, hago repeticiones de 20 abdominales y estiramientos de brazo, esto es diario. “Para la alimentación no hay como yogur bajo en grasas, frutas, vegetales verdes… Evito los alimentos entre comidas; pero claro que amo comer, y bien”, aconsejó en la misma entrevista.

La Cuestionable Dieta Desintoxicante.

Nadie en EEUU pone en duda la fama del Dr Mehmet Oz, catapultado al éxito en su país gracias a esa gran reina de los medios norteamericanos llamada Oprah Winfrey. En enero de 2010podíamos encontrar en el Financial Times (por extraño que parezca encontrarlo en este periódico) la recomendación de una dieta desintoxificante por el Dr Oz, algo así como para comenzar el año, recuperarse de los estragos navideños o un poco de todo esto junto. Según tales recomendaciones, tendríamos que estar hasta un mes a base de zumos de frutas, frutas, vegetales y agua. Si bien creo interesantes muchas aportaciones del Dr Oz, ésta no es una de ellas. En semejante dieta estaríamos varias semanas consumiendo no menos de 3 o 4 zumos de frutas al día. ¿Pero por qué el hígado debe ser desintoxificado? El llamado síndrome de higado graso afecta a un tercio de los américanos (ya he hablado anteriormente de esta enfermedad). Un problema que conduce a la inflamación crónica de este órgano y que podría incluso derivar con el tiempo en cirrosis. ¿Y qué acaba induciendo esta enfermedad? Según los estudios animales, parece claro que, por un lado, un exceso de consumo de ácidos Omega 6 junto con un insuficiente aporte de Omega 3. Si bien la desintoxificación del Dr Oz descartaría los Omega 6, tira por la borda los Omega 3 de cadena larga EPA DHA. Por el otro lado, también produce hígado graso el exceso de consumo de fructosa. Y la dieta que aquí propone el Dr Oz es tomar decenas e inclusocentenares de gramos de pura fructosa con sus zumos de frutas, que pueden llegar a representar decenas de frutas diarias exprimidas (y además con un índice glucémico mayor tras ser exprimidas). Malas noticias para quien siga esta dieta con la pretensión de proteger su hígado. Sí es estupendo que el Dr Oz recomiende un consumo abundante de vegetales, llenos de carotenoides, flavonoides, fitonutrientes muchos de los cuales son liposolubles. Repetimos, liposolubles, esto es, solubles en grasa. Pero su dieta desintoxificante elimina

toda fuente de grasa. ¿Cómo pretende el Dr Oz absorber tan preciados nutrientes de los vegetales? Puede que esas lecciones en la facultad de Medicina no las aprendiera.
En el fondo todo este concepto de dieta desintoxificante me chirría desde el principio. Si uno sigue una dieta rica en Omega 3, baja en Omega 6, con aceite de oliva virgen, abundante en verduras, con frutas enteras (en lugar de zumos, sean o no 100% naturales), legumbres y adecuada proteína en forma de carnes magras y pescados entre otros, nadie necesitaría seguir una dieta desintoxificante, puesto que la misma ya lo es. Exactamente, eso es lo que es una dieta antiinflamatoria. Nunca es tarde para iniciar una dieta que cambiará tu salud y tu bienestar, y con ella tu propia vida.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.